La Caja del Crédito Agrícola

Durante el año 1926 nace junto al objetivo de enfocar esfuerzos exclusivos en cuanto a fomentar la actividad agrícola del país.

Nació como una filial perteneciente a la Caja de Crédito Hipotecario. Su objetivo principal era gestionar los créditos agrarios bajo los términos que imponía la ley No 4.074. Dependía de la Caja de Crédito Hipotecario, hasta que en 1926 adquiere personalidad jurídica y pasa a depender del Ministerio de Agricultura. El capital con el que contaba provenía en su mayoría del fisco y sus utilidades pasaban a fondos de reserva.

Era administrada por un Consejo encabezado por el  Ministro de Agricultura o el Vicepresidente Ejecutivo, ambos designados por el Presidente de la  República al igual el Consejo. Durante 1932 se declara su autonomía en relación a la Caja de Crédito Hipotecario.

Posteriormente, en 1953, la Caja llegó a su fin con la creación del Banco del Estado de Chile.